7.11.13

El abismo tiene nombre


En el verano estuvimos en Normandía, Francia. Si, por ahí donde desembarcaron en el "Dia D". Unos 30km mas lejos para evitar, por ahora, tanto momumento de guerra y cementerio de cruces blancas. Este cambio de coordenadas implicó estar mas cerca de dos centrales nucleares......

Mucha playa, tranqui... sol... no llovió (lo cual al parecer es todo un suceso novedoso porque llueve siempre ahí).
Fuimos en carpa, porque supuestamente eso es lo que le gusta a los niños (hasta que tuve hijos, a mi la carpa me encantaba tambien. La carpa me sigue gustando, lo que no me gusta es la combinación "mis hijos"+ "vacaciones en carpa").
La cuestión es que, aunque estabamos en un camping agreste, chico, tranqui...igual había otras gentes. Cerca nuestro, una familia francesa cuyos padres estaban un metro mas cerca -que nos- del abismo estresante frente al cual estás parado cuando te vas de vacaciones con niños pequeños.
Estaban de los pelos los franchutes.
Y lo único que se escuchaba desde las 6.30am (si, los niños se despiertan con el sol... en carpa el sol se ve tempraniiiito) hasta las 10.30pm que se iban a dormir, eran gritos. Sr Marido, brillante como es él, descrubrió gracias al repetido llamado paternal, que los niños franceses se llamaban "Arret*" y "Merde". Toooodo el tiempo se escuchaba a esos pobres padres franceses llamando (indistintamente a cada hijillo): Aaaaarreeet! Meeeerrrrde....
Al pasar los días, comprendimos que estaba ok dar a conocer al mundo los nombres de pila de los hijos, y se empezó a escuchar el nombre de nuestros pimpollitos: "Dejá" y "Cortála". El holandés no grita. Ahora yo... se enteraron hasta en Paris el nombre de mis hijos. Es que... uno no quiere. Jurole lector que en este momento esta moviendo la cabeza lateralmente en señal de rechazo y desaprobación. Uno no quiere. Ellos te empujan. Uno pierde por una milésima de segundo la calma... y ya es tarde. Ya estás sacado mientras intentás cocinar en una hornallita asi chiquita a la que se le vuela la llama porque hay viento. Cocinás para 4 en una cacerolita para dos personas. Se pelean, se sacan la silla, se sacan la gorra, se rajan sin avisar, traen amiguitos del camping a cenar (si, gracias por preguntarme!), el marido se toma todo el vino a la noche y vos ni oliste el corcho (y que bien te vendría un vinito ahora), la carpa promedia unos 40C a la tarde porque calculamos mal la salida del sol y claro... elegimos el lugar mas caluroso de toooodo el camping. Etc.
Nuestros infantes, Dejá y Cortála, se hicieron amigos de Arret y Merde. Y asi corretearon con otros que se llamaban "Stop" y "Leave that", dos nenas rulientas de Escocia. "Schei uit" y "Laat dat" eran dos holandesitos cachetones del norte que juntaban hormigas con Seba...
Estabamos todos sacados. Te encontrabas en la playa, que por suerte era amplia, y ahi recobrabamos la calma mientras que nos asegurabamos mutuamente que si los hacíamos correr, nadar, construir fortalezas de arena enooormes; seguro se cansaban y se dormirían temprano. De más está decir que los únicos reventados eramos nosotros. Los hijos no se cansan nunca.

Juré yo no ir mas de vacaciones en carpa con Dejá y Cortála. El padre de Dejá y Cortála paso a llamarse "Grrrrrr" con el paso de los días. Les dije que si tanto les gusta se vayan solos. Yo los espero en casa. Sola. Con el perro.

Hace unos días en un cumpleaños, conocí a la versión alemana de Dejá y Cortála: Achtung y Zeigt creo que se llamaban. No entendí muy bien pero la cara de la madre me lo dijo todo.

*[me falta el techito arriba de la e en Arret]

3 comentarios:

  1. Cómo me hiciste reír!!! Yo estoy planificando ahora mismo vacaciones en Uruguay, en La Paloma (no conozco), con los niñitos obviamente, y la consigna es que sea un complejo de cabañas seguro, con predio donde ellos puedan correr y nosotros descansar, y que las cabañas tengan dos dormitorios!!!!! Necesito mar urgente, tanto tiempo viviendo en el Mediterráneo y ahora vivo en la más mediterránea de las provincias argentinas!! Hace un año y medio que no veo marrr! ;-) Las últimas vacaciones marítimas fueron en Brasil, Federica tenía 11 meses y fueron espectaculares.

    ResponderEliminar
  2. Genial, genial, genial, mil veces genial, me leí como loca!!!

    ResponderEliminar
  3. jajaja sos una grossa relatando!

    Besos

    ResponderEliminar

Querias decir algo? :)