8.2.11

Volvieron los muchachos el domingo por la tarde. Felices. Sucios. Hediendo. Con los pelos pegados al cuero  cabelludo de la mugre que traían, las uñas negras.  Pero felices. Seba en realidad enojadiiiiisimo porque el no se quería ir del campamento. Al día siguiente volviendo de la escuela, me aseguraró que el prefiere no ir mas a la escuela y vivir de campamento. Bueno dije yo... cuando te recibas de la universad, hace lo que quieras --me sobrepasa el mandato familiar mio de la universidad. Sin querer le meto ideas en la cabeza al pibe. Hace lo que quieras hijo, mientras que seas felíz. Pero la primaria por lo menos terminala viste...

Yo me pasé todo el fin de semana haciendo nada. Bah: -terminé un par de cosas, hice bocetos de otras - Me miré 8 capítulos de la serie Epitafios (que ya sé, es vieja, pero yo ya estaba exiliada cuando salió en la tele ARG y no la conocía). La tele holandesa no hace de esas series ni de casualidad; comí porquerías;- tuitié cual chat con éste seor,  ésta seora y la Seora Ciega; no dormi mucho... como que ya me acostumbré a ir por la vida habiendo dormido poco; leí. Y como una paparula que soy, extrañé a mis hombres... es raro tanto silencio. Ni el perro ladraba.
 El chancho rostizandosé, para los que pedían foto...está acá bajo la mirada atenta del hijo.

10 comentarios:

  1. Impresionante lo del chancho.
    Me acuerdo cuando vi pro primera vez matar una gallina.

    ResponderEliminar
  2. Ya todo debe haber vuelto a la normalidad.. mucho ruido y trabajo...jaja

    Impresionante el chancho!! así los cocinan en Ecuador y los doran con un soplete!!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. En qué estará pensando Seba cuando mira el pobre chancho?
    Parte de mi niñez la pase en el campo y te cuento que no aguantaba ver carnear el cerdo, o una yegua. Allí era toda una fiesta donde los vecinos del lugar se reunían, compartían el trabajo, y jugaban a la taba…
    Alguna vez pensé en ser vegetariana, pero aún hoy sucumbo ante un buen asado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Buenísima esa idea de Seba de vivir de campamento! :-)

    ResponderEliminar
  5. Qué suerte, un fin de semana sin hacer nada. Aunque una pena ponerse mal justo para el campamento.
    Me acordé de ti ayer. Maite volvió del colegio aplaudiendo cada sílaba. Pero sólo duró un rato, en seguida se le pasó. Al parecer llevan ya tiempo haciéndolo. Pero Maite es de las que no cuenta lo que hace, solo cuando le apetece, que no es muy a menudo.

    ResponderEliminar
  6. me dio un poquito de impresion lo del chancho, cuando veo esas cosas es cuando decido ser vegetariana, igual me dura poco.
    un divino seba queriendo dejar la escuela para irse de campamento!!!
    veo q disfrutaste y descansaste estos dias, pero era obvio q ibas a extrañar a tus hombres!!!!!
    espero estes recuperada, y volviendo a la rutina :)

    ResponderEliminar
  7. ¿puedo invitar al cerdo a cenar a mi casa un día de estos?

    ResponderEliminar
  8. Seba tiene razón! Campamento sí, escuela no! Y ya que estamos: cuatros patas sí, dos patas no! Pobrecito el chancho (dice la vegetariana, indecisa durante once años, y consitente desde hace uno).

    ResponderEliminar
  9. Te dije que los ibas a extrañar jaja! se ve que Olaf también extrañó. Impresionante la foto! si lo veo asi seguro no lo como. Besotes y me alegro que estes de nuevo con tus hombres, tía Elsa.

    ResponderEliminar
  10. Me alegro de que el campamento haya sido una experiencia tan satisfactoria para Seba, así estará contento cuando lo repitan.

    Besos.

    ResponderEliminar

Querias decir algo? :)