6.8.12

viento sur

A mis hijos les gusta el viento... que el viento les pegue en la cara. Cierran los ojos y se sonrien. Les encanta que les sople yo en la cara.
Sr Marido sale con teorias geneticas y el viento de la patagonia heredado en la sangre argentina que tienen.
Yo lo miro esperando que termine con sus descubrimientos cientificos.
Pausa de él.
 Silencio.
"Es que son hijos dle viento" dice...
Poesía pura del holandés.
Ya está.
...
Entre nos... Mostrame un patagónico que este contento con el viento furioso lleno de tierra del oeste... o viento gélido del sur... contento con el vientito como para querer "pasarlo" (si esto fuera biologicamente posible) en la sangre... Espero que la borrachera congénita del holandés no le haya "pasado" a los hijos...

12 comentarios:

  1. Yo pregunto: Existen las peluquerías en la Patagonia? ;)

    Estuve en Santa Cruz y nunca NUNCA sentí el viento tanto como ahí, te juro sentía que me levantaba en cualquier momento!

    Y fue en enero! Terrible!

    Qué poeta el marido! ;D

    ResponderEliminar
  2. jajaja me hiciste reir mucho con esta entrada. Pasé un verano en Gobernador Gregores, en el campo, y no me podía dormir del ruido que hacía el viento. Era un silvido constante que me taladraba los tímpanos -exagerando obvio-. A nuestra cría el padre solía soplarle para que se calme, y ahora se lo hacemos como broma y como mimos. Le encanta! Yo nunca viví en la Patagonia, solo pasé vacaciones jajaja

    ResponderEliminar
  3. No me gusta el viento patagònico. Demasiado.


    Pero reconozco que en las Malvinas es peor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un poeta el holandés!
    No es para romperle la teoria genética, pero a mi hijo también le encanta el viento en la cara... y naciò en Sicilia de madre pilarense, con poco viento pampeano!
    Pero convengamos que "hijos del viento" es pura poesia en serio!
    besos, mujer del viento! jajaja

    ResponderEliminar
  5. No sé a que se debe que les gusta el viento a tus hijos, pero la frase: "Es que son hijos del viento" es muy romántica y demuestra cuanto te quiere el Sr.Marido!

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Acá en Suecia solemos tener ventarrones importantes en otoño. Tan fuertes que parece que se van a romper las ventanas.

    ResponderEliminar
  7. Hola Mariana, te leo hace unos meses, me encanta tu blog. Yo soy de la patagonia y debo confesar que acá no me gusta ni medio el viento, pero viví en Buenos Aires 5 años, y lo extrañé muchísimo, sobre todo por los olores a podrido que suele haber cerca del río!! Lo bueno del aire patagónico es que es limpio, excepto la tierra claro!

    ResponderEliminar
  8. liliana4:14 p.m.

    A mi también me gusta el viento,no los de 80km/h o mas, me parece que lo heredamos de Pitocho ,a él le gustaba mucho "su"viento patagónico,besines, la mamma

    ResponderEliminar
  9. Jelou a todos.
    Si, yo creo que lo del viento en la cara... a los niños... les gusta a todos. Claro que no es lo mismo que el viento huracanado con tierra que vuela en la patagonia... pero eeeeh aguante la licencia poetica!

    ResponderEliminar
  10. Nací en Comodoro Rivadavia. Me gusta, adoro, el viento. Tomá!
    Y viví años en BRC, y, por si fuera el caso de que le guste la borrachera, después sale al frío y se le pasa todito y vuelve a casa a salvo.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo4:23 p.m.

    Divino el holandés!!! y divino que estes escribiendo de vuelta.
    Cande

    ResponderEliminar
  12. me hiciste reír! en bahíablanca el viento no es ni la mitad de lo que es más al sur y mirá que jode!
    esta bueno ponerle poesía a la vida y más cuando estás lejos todo se idealiza.
    Me quedo por acá!
    Saludos

    ResponderEliminar

Querias decir algo? :)